EL LAAC: Un catalizador de futuras estrellas del golf

En sus siete años de existencia, además de potenciar el crecimiento del golf aficionado en la región, el Latin America Amateur Championship (LAAC, Campeonato Amateur de América Latina) ha servido de plataforma de lanzamiento de las carreras de algunos de los mejores golfistas profesionales del mundo.

“Estoy muy agradecido al LAAC por cómo infló mi carrera y me dio tantas posibilidades de llegar a Estados Unidos a jugar el Masters y crecer en el golf profesional”, dijo el chileno Joaquín Niemann, ganador del LAAC de 2018 en la capital de su país y número 30 del ranking mundial.

“El LAAC va a seguir siendo también un impulso gigante para el golf chileno y para el golf latinoamericano y ha hecho que haya más latinos compitiendo en grandes torneos como el Masters, el US Open y The Open”, agregó Niemann, que a sus 23 años ya es el mejor jugador de la historia del golf chileno.

“Tengo recuerdos muy bonitos y formar parte del primer LAAC fue muy especial para mí”, comentó el colombiano Juan Sebastián Muñoz, ganador de un torneo del PGA Tour. El número 59 del ranking mundial terminó empatado en el octavo puesto en la edición inaugural de 2015 en Argentina.

“Recuerdo que estaba en el grupo de honor el domingo y el presidente de Augusta National, Fred Ridley caminó conmigo durante unos hoyos. La verdad es que guardo recuerdos muy chéveres de ese torneo”, dijo Muñoz.

El mexicano Álvaro Ortiz tiene un recuerdo agridulce después de haberse quedado a las puertas de la victoria en varias ocasiones y finalmente conquistar el LAAC en Casa de Campo en 2019. “Mi última participación fue en uno de los mejores campos que he jugado y es un lugar en el que pude compartir el triunfo con los que empezaron el proceso conmigo: mis compañeros de equipo y mis entrenadores”, dijo Ortiz.

“Poder cerrar mi proceso amateur allí con ellos fue muy bonito y creo que el LAAC ayudó mucho a impulsar mi carrera profesional y darme la oportunidad de experimentar en el PGA Tour con invitaciones”, agregó Álvaro Ortiz, hermano del jugador del PGA Tour Carlos Ortiz y el único ganador del LAAC que ha logrado pasar el corte del Masters como aficionado.

El costarricense Luis Gagne, ahora compañero de fatigas de Álvaro Ortiz en el PGA Tour Latinoamérica, recuerda su duelo con el mexicano en los últimos hoyos a orillas del Caribe de Teeth of the Dog, el campo de Casa de Campo que repite como sede del LAAC en 2022.

“Creo que hacer bogey en el hoyo 17 y no poder ir al Masters me motivó para entrenar mucho más duro. Me gustó mucho el campo y jugar el LAAC fue una experiencia fantástica”, dijo Gagne, que compartió la medalla al mejor aficionado del US Open de 2018 en Shinnecock Hills.

El peruano Luis Fernando Barco concluyó su carrera de aficionado con un tercer puesto en el LAAC de 2019 en Casa de Campo. “Solo tengo recuerdos positivos el LAAC. Creo que han hecho muy buena labor para impulsar el golf en la región y es increíble tener la oportunidad de jugar el Masters y The Open”, dijo Barco.

“Seguro que el LAAC nos motivó para seguir entrenando y poder tener la oportunidad de llevar a tu país a esos torneos tan importantes a nivel mundial”, agregó Barco, el primer peruano que ha competido en el Abierto de Estados Unidos (en Torrey Pines en 2021).

El dominicano Juan José Guerra, que también forma parte del PGA Tour Latinoamérica, celebra el regreso del LAAC a Casa Campo y lo que ha supuesto para el golf en su país. “EL LAAC ha ayudado muchísimo al golf dominicano. En 2016 no teníamos suficientes jugadores para llenar el equipo y en 2019 tuvimos que dejar a muchos buenos golfistas fuera del equipo”, dijo Guerra, otra naciente estrella del golf latinoamericano surgida del LAAC.

Para Guerra y los numerosos jugadores que han participado en el LAAC, el Latin America Amateur Championship ha superado su objetivo de promover el golf en la región y crear héroes que puedan emular otros aspirantes a golfistas para convertirse en un catalizador de futuras estrellas del golf.

Prev
Next