Birke y Saiz-Wenz mantienen el sueño de continuar el éxito chileno en el LAAC

El sábado, después de acabar con 70 golpes en el tercer día del Latin America Amateur Championship (LAAC) y empatado en el sexto lugar, el chileno Gabriel Morgan Birke de 24 años aún no estaba listo para irse a la playa de Casa de Campo. Birke, que espera convertirse en el cuarto chileno que gana el torneo desde su inicio en 2015, estaba listo para seguir haciendo swings.

“No estaba contento con el último driver”, dijo Birke. “Quiero ir a pegar algunas pelotas… luego me iré a la playa”.

Chile es el único país en la historia de este torneo con múltiples ganadores, y Birke no es el único que busca continuar el legado del país. A falta de una ronda, él y Benjamín Saiz-Wenz (-3), de 22 años, son los dos chilenos dentro del top 10 que pueden prolongar el éxito de tres ganadores del LAAC, Matías Domínguez, Toto Gana y Joaquín Niemann.

Niemann, ganador de la edición de 2018 en Santiago de Chile dijo que esa victoria es una las razones principales por las que está en el PGA TOUR. “Hizo explotar mi carrera”, dijo Niemann. “Recibió más oportunidades y más reconocimiento también por la retransmisión en televisión”.

El chileno ganador de un torneo del PGA TOUR dijo que tiene la vista puesta en Saiz-Wenz, que ha estado cerca de la victoria en este torneo y acabó empatado en el sexto puesto en 2020. “Benjamín ha ganado mucho en Chile y ganó el título sudamericano individual en 2020”, dijo la ex jugadora de la LPGA y directora de la Federación Chilena de Golf Paz Echeverría. “Fue uno de los mejores jugadores chilenos en 2021”.

Saiz-Wenz vive y muere por cada golpe. Al verlo jugar, quitándose la gorra a cada rato, alisándose el cabello y agitando el palo frustrado en el aire después de un golpe errante, es difícil imaginar que una vez dejó de jugar al golf.

En Chile, como en gran parte de América Latina, el fútbol sigue siendo el rey. Así que, a los nueve años, después de haber jugado al golf desde que era pequeño en el campo al lado de la casa de su abuelo, Saiz-Wenz decidió probar el fútbol y el tenis. Eso duró seis años. A los 15 años, había regresado, preguntándose por qué dejó el golf, pero también dispuesto aprovechar las habilidades que había desarrollado jugando otros deportes.

“Como empecé tarde, la clave para mí fue saber y aceptar que tenía que trabajar más duro que los demás”, dijo Saiz-Wenz. “Tuve que levantarme más temprano que todos y golpear más bolas que nadie para alcanzar el nivel que tienen los jugadores aquí”.

Lo que hace que Saiz-Wenz sea único en este torneo, además del hecho de que tenía un camino de golf no recorrió una línea recta, es que está listo para convertirse en profesional. Pero hay una duda pendiente: si se convierte en el cuarto chileno que gana este torneo, no deberá hacerlo.

“Si no gano esta semana, que obviamente, espero ganar, me haré profesional la próxima semana”, dijo Saiz-Wenz. “El mismo lunes”.

Sin embargo, si gana el torneo y obtiene una invitación automática al Masters Tournament, The Open Championship y la fase final de clasificación para el U.S. Open, Saiz-Wenz tendrá que conservar su estatus de aficionado para poder jugarlos. Es una situación complicada, pero como dijo Birke, jugar en todos esos torneos es “el sueño”.

“Es increíble como las puertas [ganar este torneo] se han abierto para ellos”, dijo Eduardo Miquel, quien entrenó a los ganadores anteriores Niemann y Gana y también a Birke. “Con suerte, hay un cuarto chileno que puede levantar ese trofeo y aprovechar esas oportunidades también”.

Niemann dijo que espera que la evolución del torneo haga que más latinos tengan oportunidades de jugar torneos más importantes en Estados Unidos. Conoce mejor que muchos el efecto multiplicador que puede conllevar una victoria en el LAAC.

“Espero que gane un chileno otra vez”, dijo Niemann.

Prev
Next